Indy 500 ¿Lo veremos en la Nintendo NES?

indianapolis-500-the-simulation_6Este videojuego es otro de los nueve que acompañaron el lanzamiento de Atari 2600, y que nos encantaría ver en la nueva consola NES Mini de Nintendo, de hecho, si lo comparamos con Combat!, podemos observar claramente que los gráficos, los sonidos y el estilo de juego son prácticamente los mismos en ambos títulos.

Pero Indy 500 es un videojuego de carreras de coches en el que podemos competir contra un amigo o contra la máquina, algo que no se podía hacer en Combat! al ser este último obligatoriamente para dos jugadores.

Es cierto que para ser un juego de carreras Indy 500 está bastante limitado: la vista es desde arriba, por lo que la sensación de velocidad es nula, únicamente tenemos un rival en carrera, no hay poderes especiales ni turbos que nos hagan aumentar la velocidad… y así podríamos continuar enumerando un montón de puntos en contra de este videojuego si lo comparamos con otros posteriores.

Pero, a pesar de todos los defectos mencionados, la realidad es que estamos ante el primer gran título de carreras para un sistema de entretenimiento casero, y aunque quizás el tiempo lo haya tratado mal, lo que no hay que olvidar es que estamos hablando de un videojuego que tiene más de treinta años a sus espaldas y que todavía hoy posee algunas virtudes notables.

En Indy 500 encontramos ocho modos de juego diferentes, por lo que resulta bastante variado y divertido. En seis de ellos pueden participar uno o dos jugadores, mientras que en los otros dos modos disponibles únicamente pueden jugar dos personas.

Dentro de estas opciones tenemos diferentes fonnas de competir: así, podremos elegir entre completar un número de vueltas a un circuito en el menor tiempo posible, recoger objetos que van apareciendo aleatoriamente por la pantalla antes de que nuestro oponente nos los arrebate, o participar en carreras sobre hielo, donde el coche patina de forma considerable.

También hay que destacar la facilidad de manejo en los coches, pues solo hay un botón para acelerar, otro para frenar y un dial de control. Esto supone todo un pique cuando participan dos jugadores, ya que no hace falta ser un piloto experto para plantar cara a nuestros rivales.

Como curiosidad hay que mencionar que Indy 500 incluía dos mandos especiales en su caja, de forma idéntica a los mandos estándar de la Atari 2600, pero con capacidad para poder girar el dial en su totalidad, sin límites, lo que facilitaba aún más el control de los vehículos.